Mutación y Cáncer

El comportamiento anormal demostrado por las células cancerosas es el resultado de series de mutaciones en los genes reguladores clave. Las células progresivamente se vuelven más anormales conforme más genes son dañados. Comúnmente los genes que están en control de la reparación del ADN son dañados, provocando que las células sean aún más susceptibles a un desorden genético.

Abajo se encuentra una animación que demuestra las relaciones entre los cromosomas, el ADN y los genes.

La mayoría de los cánceres surgen de una sola célula precursora mutante. Conforme la célula se divide, la célula "hija" resultante puede adquirir diferentes mutaciones y diferentes comportamientos en un cierto periodo de tiempo. Esas células que ganan una ventaja en la división o resistencia a la muerte celular tienden a dominar sobre la población. De esta manera, las células tumorales son capaces de ganar un amplio rango de comportamientos, que normalmente no tienen las versiones saludables de las células que representan. Estos cambios vistos en el comportamiento de las células cancerosas son el enfoque de la sección de Biología del cáncer (Cancer biology) en el sitio.

Mutaciones en los genes reguladores clave (supresores de tumores y proto-oncogenes) alteran el comportamiento y pueden llevar al crecimiento irregular visto en el cáncer.

Para casi cualquier tipo de estudio de cáncer hasta la fecha, parece ser que la transición de una célula normal y saludable a una célula cancerosa es una progresión a pasos que requiere cambios genéticos en diferentes oncogenes y supresores de tumores. Esta es la razón de porqué el cáncer es más prevalente en individuos mayores. Para que se genere una célula cancerosa, deben ocurrir una serie de mutaciones en la misma célula. Ya que la probabilidad de que un gen mute es muy baja, el hecho de que ocurran diferentes mutaciones también es muy poco probable. Por esta razón, las células en un cuerpo de 70 años han ido acumulando más cambios necesarios para que se forme una célula cancerosa, pero en aquellas células en niño es mucho menos probable que hayan adquirido los cambios genéticos requeridos. Por supuesto que algunos niños tienen cáncer, pero es mucho más probable en individuos mayores. La gráfica a continuación muestra los índices de cáncer de colon en los Estados Unidos de acuerdo a la edad. La gráfica fue obtenida del Instituto Nacional de Cáncer.

colon cancer as a function of age

Al observar las formas de las curvas como las que se muestran arriba, se puede concluir que muchos cambios genéticos son requeridos para que se generen células cancerosas.

En el laboratorio, investigadores han intentado crear células tumorales alterando o introduciendo proteínas claves en la regulación. Muchos estudios han intentado definir el número mínimo de cambios genéticos necesarios para que se produzca una célula cancerosa, sin producir resultados. 1

En la naturaleza, las mutaciones se pueden acumular en las células a lo largo del tiempo y si el "correcto" grupo de genes están mutados, el cáncer puede ocurrir. Un estudio del 2012 mostró que la células madre de médula ósea en un individuo saludable acumulan muchas mutaciones a medida que la persona envejece. Solo unos pocos genes clave mutados y se podría generar el cáncer. Los resultados implican que las células "normales" y las células cancerosas podrían no ser tan diferentes en muchos casos. REFERENCE(5558)

  • 1. Hahn WC, Counter CM, Lundberg AS, Beijerbergen RL, Brooks MW, Weinberg RA. "Creation of human tumour cells with defined genetic elements." Nature 400: 464-468 [PUBMED]