Los Pasos de la Transcripción

Para que la transcripción funcione bien, es necesario identificar de alguna manera cuándo el proceso debería de empezar y cuándo debería de parar. Esto es llevado a cabo por proteínas especiales, que se asocian con el inicio de los genes que necesitan ser transcritos. Estas proteínas se conocen como los factores de transcripción.

El proceso de la transcripción está dividido en varias etapas:

  1. El factor de transcripción reconoce el inicio (el promotor) de un gen que necesita ser transcrito.

  2. La enzima que hace el ARN (la ARN polimerasa) se une con el factor de transcripción y reconoce la región del inicio.

  3. La enzima procede a lo largo del ADN, haciendo una copia hasta que llega al final del gen.

  4. La enzima se cae y el ARN es liberado. Este proceso de copia puede ser repetido varias veces.

  5. Si el ARN codifica para una proteína, éste será exportado del núcleo y llevado al citosol.

Recuerde que el gen ilustrado arriba es realmente un estrecho de nucleótidos a lo largo de una molécula de ADN (el cromosoma).

La actividad inapropiada de los factores de transcripción ha sido identificada en casi todos los tipos de cánceres que se conocen hasta la fecha. Como estos factores son esenciales para la actividad correcta de las células, un componente errático puede tener efectos desastrosos para todas las otras partes de la célula. Regresando a la analogía de la línea de la producción, un factor de transcripción errático puede causar que la línea de ensamble se coloque donde no deba estar, creando demasiado producto. Alternativamente, la línea de ensamble puede ser que no esté en donde y cuando se necesita, creando un déficit en el producto final.