Etapas del Desarrollo de Tumor

El crecimiento de un tumor a partir de una sola célula genéticamente alterada es un progreso escalonado. El proceso descrito a continuación es aplicable para un tumor sólido como un carcinoma o un sarcoma. Los tumores de célula sanguínea pasan a través de un proceso parecido pero ya que las células flotan libremente, no están limitadas a una sola ubicación en el cuerpo.

Hiperplasia- La célula alterada se divide de una manera descontrolada llevando a un exceso de células en esa región del tejido. Las células tienen una apariencia normal pero hay demasiadas de ellas.

Displasia- Cambios genéticos adicionales en las células hiperplásticas llevan a un crecimiento continuo y anormal. Las células y el tejido ya no se ven normales. Las células y el tejido pueden volverse desorganizados.

Carcinoma in situ- Cambios adicionales hacen que las células y los tejidos parezcan todavía más anormales. Las células ahora se esparcen sobre un área más grande y la región del tejido involucrado contiene principalmente células alteradas. Las células frecuentemente "retroceden" o se vuelven más primitivas en sus capacidades. Un ejemplo sería una célula de hígado que ya no hace proteínas específicas para el hígado. Se dice que las células de este tipo son di-diferenciadas o anaplásticas. Una faceta clave de los crecimientos in situ es que las células se contienen en la localización inicial y todavía no cruzan la lámina basal para invadir a otros tejidos. Los cánceres de este tipo frecuentemente son totalmente curables por cirugía, ya que todas las células anormales están en una sola ubicación.

Los tumores de este tipo todavía no invaden tejidos vecinos. En base en información sobre pacientes con crecimientos similares y examinación microscópica, estos crecimientos a veces se consideran que tienen el potencial de convertirse en invasivos y son tratados como crecimientos malignos.

Cáncer (Tumores malignos)- Estos tumores tienen la habilidad de invadir tejidos a la redonda y/o esparcir (metastatizar) hacia áreas fuera del tejido local. Estos tumores metastáticos son los más peligrosos y forman parte de un gran porcentaje de muertes por cáncer. Las siguientes páginas explicarán a detalle los cambios y capacidades que permiten a las células cancerígenas formar tumores grandes y metastatizar hacia otras partes del cuerpo.

Algunos tumores no progresan al punto de invadir tejidos distantes. Dichos tumores se conocen como benignos. Ya que no se esparcen más allá de su ubicación inicial, no se consideran cancerígenos. Los tumores benignos son menos letales que los tumores malignos, pero pueden causar problemas serios en la salud. Los tumores benignos grandes pueden presionar órganos y causar problemas. En caso de que se trate de tumores cerebrales, el espacio limitado dentro del cráneo significa que un gran crecimiento en la cavidad del cerebro puede ser fatal.

Más información sobre este tema puede ser encontrado en los capítulos 13 y 14 de The Biology of Cancer por Robert A. Weinberg.